Wednesday, November 05, 2008

El "Útero" de César Hildebrandt Pero Según César Hildebrandt


Escribir en el Perú para explicar quien es César Hildebrandt está demás. Los peruanos lo conocen a él muy bien y desde hace ya muchos años. A menudo, lo han visto "salir de y entrar en" los sets de televisión por razones todas muy extrañas, que nunca tuvieron nada que ver con su talento, conocimientos, pasión, disposición y profesionalismo.

Sin embargo, he encontrado y conversado con gente, por acá, en Nueva York, que por un lado siendo hijos de peruanos, por una o dos generaciones, quieren entender lo que es o quiere decir la palabra independiente, y por otro no conocen a Hildebrandt para nada. Yo entiendo que mis allegados ecuatorianos, colombianos, o de otros países andino-americanos no sepan de su existencia, es natural por que el "Lobo feroz" se ha dedicado al Perú y punto. Está claro también, que desde allí, él mira al mundo entero y lo explica. También escribe acerca de éste con un estilo propio y veraz, que es digno de admiración.

Bueno pues, César Hildebrandt, se ha dedicado al asunto de ese periodismo de investigación que incomoda y por eso muchos no lo quieren, ni al él, ni a su “Perro del Hortelano” en la televisión peruana. Es que es real, él no los deja “comer” a ellos, pero él tampoco puede comer, por que simplemente ellos tampoco lo dejan comer tranquilo, y sólo por venganza.

Como él mismo lo dice, es tan incómodo su quehacer que hasta le incomoda a él mismo. No les voy a explicar las razones por las cuales él ha sido despedido unas 14 veces en sus más de 30 años de labor televisiva profesional y casi siempre lo han hecho intempestivamente y hasta con odio, éstas son harto conocidas. Así al "perro del hortelano" más flaco se le cargan no sólo todo el circo de pulgas sino las enfermedades que éstas trasmiten; porque como se puede leer
aquí ya hay muchos que se han aprovechado de sus esfuerzos y lo están haciendo desde hace ya mucho tiempo. Es decir re-publicando los esqueletos de las producciones intelectuales de Hildebrandt. Ese es un acto doloso y realmente está en contra del más básico respeto que se le debería tener a los derechos intelectuales de un periodista o de cualquier autor. Son actos vandálicos, son robos a mano desarmada pero digital hechos a mansalva pero también sin escrúpulos.

O sea que re-publican cosas que un autor ha escrito, abusan de sus logros, sus metas y de su nombre; inclusive, quién sabe, que en la medida de lo posible, hasta cobran por hacerlo. Es más, y aún cambian todo los que les da la gana, para justamente tergiversar el contenido o el sentido que su autor, en este caso Hildebrandt, le dio en un principio a sus artículos o ensayos. Tal vez, lo harán por su militancia política o para fustigar a algún enemigo que pudieran tener en el gobierno de turno ¿O qué carajo se yo? Pero no está nada bien, está pero muy mal lo que están haciendo. Ya a mí me han pasado varios casos en los que he tenido que encarar las situaciones de diferentes maneras de acuerdo a los hechos.

Pero es que hay cada calaña de ser humano, "las piedras se acaban, pero los huevones nunca", como decía un amigo al cual lamentablemente le apodaban "El Burro", dicho sea de paso, yo lo estimaba mucho porque él, de burro, no tenía absolutamente nada. Lo que pasaba es que era sólo su fisonomía la que vilmente lo traicionaba de algún modo, sobre todo su mentón o quijada era muy parecida a la de esos animales, pero eso era todo. Todos los que lo conocíamos, lo comparábamos con lo que le pasó al protagonista de la obra de Shakespeare, "Sueño de una noche de verano", sólo que en su caso, bromeamos entre nosotros, que "El Burro", se escapó antes de despertar de aquel sueño. Mi amigo que era bastante fornido y peleón, se molestaba mucho cuando se enteraba que tras sus espaldas anchas y musculosas, le llamaban así. Pues efectivamente parece que le "agarraron" por su lado débil de ese modo por los malos ratos que él pasaba, pero él era una muy buena persona.

Por consiguiente, no está nada bien lo que le han hecho al maestro Hildebrandt. No está bien en general hacerlo a cualquier persona. Hildebrandt es un maestro, tal vez no tuvo la paciencia para enseñar o soportar a tanto burro en un salón de clase, pero él lo pudo y lo sabe hacer por medio de su ejemplo y dedicación en develar y denunciar las injusticias y en poner en aprietos a los que ostentando el poder, suelen casi siempre abusar de éste en el Perú y en otros lugares del mudo. Yo lo considero a nivel de Noam Chonski, o sea un crítico de la sociedad y la política mundial, sobre todo de los atropellos cometidos por los imperios y gobiernos despóticos comtemporáneos.

Así que por ahora no voy a tratar acerca de las huellas de registro que los usuarios dejan en cada transacción electrónica de computación, ni de la seguridad de sistemas de información. Lo que sí atino a escribir es que hay muchos métodos para establecer claramente quiénes serían los infractores que cometerían tales abusos en estas redes que pueden muy bien convertirse de repente, como se han covertido ya para muchos, en rejas.

Por otro lado, hago un llamado a esos que están diseminando las ideas del periodista Hildebrandt o de algún otro individuo, ya sea porque no pueden producir las suyas propias, o porque quieren joder y hacer la guerra sucia. Pues que paren porque tarde o temprano los podrían muy bien parar a ustedes. Además, si lo que quieren es publicar y a dar a conocer la obra de un autor, pues que lo hagan pidiendo permiso al autor y así oficializando cualquier blog bajo la supervisión de los autores mismos, o en su defecto esclareciendo o indicando las atribuciones y fuentes correctamente y como es debido. Adicionalmente, no tienen que, ni deben, cambiar ninguna coma, punto o raya, ni menos ponerse a editar nada; en todo caso, si es que lo quisieran hacer tendrían que hacerle llegar una notificación al autor, para pedirle permiso, y él sabría que contestarles a ese respecto.

“Armarse” o expropiarse de los nombres de otras personas o de su contenido o producción para crear blogs o bitácoras, parecería una buena idea pero al último no lo es, porque aparte que va a ocasionar problemas, es simplemente, una grosería de muy mal gusto hacerlo así.

Que lo estás convirtiendo a Hildebrandt en una especie de útero involuntario en el mejor de los casos, y en el peor, en una ubre de la que todos chupan o maman leche gratuitamente. Por último, Para entender al verdadero pensamiento de Hildebrandt, he seleccionado algunos videos desde las trompas o tubos del gran Falopio. Más que nada para cerciorarme que las elucubraciones provienen de la genuina “cérvix y matriz” mental de César Hildebrandt y no de ningún otro o sea de algún monólogo o descenso vaginal escrito por algún usurpador ciberutérico o ciberúbrico.

Entonces, encontraré, y usted también querido bloglector, abajo al verdadero "útero" de César Hildebrandt pero está vez según su encéfalo, que estará acompañado por su sistema nervioso central, y será interpretado por sus propias cuerdas vocales, cada vez que machuquemos ese botón "►". Y, todo esto lo hago porque las obras digitales de Hildebrandt puedan que no sean del todo sus originales, o sea que no hayan sido el producto de los "dedales" del periodista sino de muchas tonterías rezurcidas y provenientes de los deseos hediondos de otros "genitales". En fin, mi respeto, admiración y mis saludos cordiales
para ese gran periodista peruano, y maestro: César Hildebrandt, desde aquí, la cidudad de Nueva York y desde "El arado". ◙JMK◙NOV◙2008◙


























Sobre La Moral De Evo Morales


Plowed Results | Resultados Arados