Monday, September 29, 2008

Arando el Mar en Nueva York: Primera Promoción de Radiolocución 1992 y los 700 billones

Envejece como una nuez, quien vive lejos de su patria
José Martí


En 1,990 fundé el Plow of the Sea Inc. En la ciudad de Nueva York. Era realmente un llamado urgente y sagrado. Para mí educar a los comunicadores sociales era una tarea imprescindible, aún más que enseñarles a “mascar” inglés, era más importante el español. La avalancha migratoria era demasiada rápida, y así fue demasiada rápida para mí que estaba compitiendo en un “mercado libre” e injusto. Un mercado lleno de cocodrilos y tiburones. Nunca me devoraron pero me ha costado mucho tiempo para aprender a combatirlos, una tarea casi imposible, y menos en una era tan irrazonablemente ultraderechista como la de ahora; sin embargo, me he batido a “capa y a espada” y con mucho amor por mis ideales, y aunque me han querido deshacer, que casi lo hicieron, de alguna manera y por el ministerio que hay en la suerte todavía estoy aquí con algo de razón para escribirlo.

Los programas de Radio eran en aquel entonces, como lo siguen siendo ahora en Nueva York, muy escuchados por los trabajadores que proceden de los países de habla castellana; como es el caso de los taxistas, las amas de casa, los cocineros, los joyeros, los costureros y los operarios de diversas fábricas e industrias que habían, y que ahora casi ya no hay, en Manhattan por ese tiempo. La Popularidad que tiene la radio es porque obviamente no interfiere con las labores manuales ni se necesitan los ojos para escuchar música o las noticias.

Manhattan me fascinaba, especialmente por su biblioteca localizada en la Quinta avenida entre las calles 42 y 43. Desde el primer día que pisé el suelo nuevayorkino disfruté de sus museos, especialmente del Metropolitano de Arte, como también de los parques Central en el centro de la ciudad y el "Prospect" en Brooklyn. La "Times Square" no estaba tan iluminada como lo está hoy en día; para mí era todo un colosal despliegue de culturas; mas esos programas radiales, salvo tal vez una o dos excepciones a lo más, era una verdadera y cochina "porquata" (su RAE equivalente es "
porqueta"). Lo son todavía. Explicaré porque escribo esto pero en algún otro momento, el "culebrón" es bien grande y necesita su propio espacio con referencias por su tamaño y envergadura. Ahora tengo que cumplir con algunos ex-alumnos que me han pedido que ponga alguna fotografía de aquella primera promoción de radiolocutores a la que ellos orgullosos pertenecieron algún día del año 1992.

Cabe de paso mencionar que me costó mucho pero conseguí alquilar todo el cuarto piso de un edificio, ubicado en el 141 oeste, de la calle 42, entre las avenidas de las Américas o Sexta y la famosa Broadway, para poner un centro sin fines de lucro, que denominé: "The Plow of the Sea Inc. - El Centro para el Desarrollo Integral del Ser Humano", además a consecuencia y como respuesta a la gran desventaja representativa y económica, como también por la abusiva y desleal competencia, publiqué el semanario "El Arado" para hacer casualmente publicidad para este centro cultural y académico, y así para poder fomentar mi propia versión de lo que debería ser una verdadera prensa independiente de interpretación, educación, cultura y progreso; pero eso acá en Nueva York fue como declararles la guerra a tanta “mierda profesional” y fue como mentarles la madre a tanto "pez gordo y grasiento". Aquellos que continúan haciendo de la suyas. Los emperadores de los medios de comunicación, que tanto se han podrido dentro de esta gran manzana y que son fácilmente identificados por su notorio y peculiar hedor a gusanos. Estas
bazofias o bodrios siguen por aquí fomentado sus basuras y enriqueciéndose por medio del anticastrismo, anticomunismo y demás hierbas, sus intereses estriban en la explotación del ser humano, viven del pobre y la desdicha es su mejor mercado; se alimentan de la tontería, es decir son una lacra que lamentablemente ha ido aumentando en este país "terciomundista” y “tercomundista" . Me disculpan las groserías pero para eso se inventaron para designar justamente lo que bien describen, y es que no hay otra manera, al pan, pan y al vino, vino, sino pregúntenle al periodista Cubano Luis Ortega.

Claro a esa "cubanería" presidida por seres intraterrestres, se les unen otros que quieren vivir del mismo cuento o sea del exilio político. Ellos son los supuestos mártires Venezolanos o de Nicaragua, inclusive hay Peruanos de esa misma calaña; acá los reciben con los brazos abiertos puesto que ellos son y dan las evidencias necesarias que alimentan las "razones" imperialistas que motivan y garantizan a la inmediata presencia económica, militar y de inteligencia en la zona por parte de los "usanos". Pero todos los que venden [armas] ganan, no hay pierde, puesto que el presupuesto es multibillonario.


Así yo, sin padrinos, ante los ojos de muchos enemigos anónimos y gratuitos, con la energía y a la sazón que bien me podían proveer algunos mendrugos de pan; tomando agua; con mucho sudor, y mediante algunas que otras peripecias, logré permanecer por espacio de cinco años en la “Cuarenta y dos” y con mi "Arado" y hubiera seguido hasta ahora ahí, si no hubiera sido por la
Organización Durst y la construcción de su gigantesco edificio "ecológico" que abarca una área de 1.6 millones de pies cuadros, o sea unos 150,000 metros cuadrados, con 48 pisos que suman una altura de poco más o menos de 809 pies, equivalentes a unos 247 metros, sin contar los 91 metros de su antena de retrasmisión. Ese monstruo arquitectónico arrasó con toda la manzana incluyendo aquel cuarto piso en donde funcionaba tan bolivarianamente el hidalgo Plow of the Sea. Yo nunca firmé ningún papel, ni accedí a las reclamaciones prepotentes de desahucio respectivas que se me hicieron en aquella época. Fue un golpe demasiado duro para mí y desde ahí quedé traumatizado de una manera muy especial, pero también me sirvió como una vacuna, pues el evento me llevó a ponerme lentes de aumento para examinar aún más la realidad bursátil y social de Nueva York que la sigo estudiando desde un punto antropológico.

De cualquier forma viví momentos maravillosos al poder escribir lo que pensaba a pesar de la censura silenciosa pero brutal que me impusieron en aquella época. Empero me di el lujo de dar trabajo, a tanta quimera, es decir apoyé lo más humano dentro de un mecanismo autómata: A los cantantes, comunicadores, pensadores, poetas, declamadores, escritores; a los que aspiraban y votaban por ser humanos en está ciudad y a pesar del sistema nunca quisieron perder su identidad. Pude dar apoyo moral y sosiego a aquellos que siendo recién llegados todavía no se ubicaban, ni se adaptaban a esta Nueva York o no sabían por dónde empezar, ni podían o les dejaban compartir sus voces e ideales.

Lamentablemente parece ser que como a muchos otros seres, está tela de tarántula tejida con luces amarillas, verdes, y rojas, los atrajo demasiado. Esas fementidas ilusiones, les hizo perder la cordura y los condujo a esta metrópoli que continua hipnotizando y esclavizando a tantos incautos y soñadores, que muy pronto se ven atrapados en sus redes para ser devorados completamente y para siempre, inclusive antes de darse cuenta del "negocio" de tanto roedor.

Es así y así es, como la bestia comienza a digerir a nuestros países succionando cada uno de nuestros vasos capilares. Es así y así son, como en un sorteo, algunos se apuran o se destripan por comprar un poco de ese sueño estadounidense. Los que ganan la lotería vendida por algún proxeneta, trotaconventos y alcahuete guía coyote, si pagan y sobreviven a la odisea migratoria, logran tocar las orillas del otro lado del rio, al cual cruzan muy felices y convencidos de puntitas y sin hacer ruido. Pero la realidad es que lo hacen sólo para acabar como unas presas más para el "Kentucky Fried Chicken" y al final, décadas más tarde sus hijos serán también fruta apetitosa para o cómplices de lo más
pútrido que se ha inventado en está humanidad, la explotación del hombre por el hombre.

Pues, yo desde acá "os digo" prefiero los palafitos de la laguna de Yarinacocha (eso sí que es vida) que a los rascacielos de “Wall Street” y de la calle 42 o de la avenida Broadway. Los primeros se asientan sobre troncos y soportan los avatares naturales, mientras los otros surgen muy poco impresionantes sobre la explotación de los hombres dentro y para un mercado que rinde culto a, y se nutre de, la ignorancia y el engaño. Así toda la majestuosidad perdió su corona, majestad y su esplendor pues parece ser que no es oro lo que brilla si no más bien escarnio.

Más aún brillan estos descalabros sociales ahora y a través de está crisis financiera norteamericana dentro de la cual, el propio pueblo, la clase media laboral está viendo la maldad de tanta rata financiera y ojalá que la gente misma se dé cuente de la verdadera naturaleza o nobleza de su devastadora bestia nuclear. Incidentalmente al respecto, un afroamericano en días recientes, me confesó que era piloto de aviación comercial, me indicó que él le había dicho a su esposa que su próximo hogar estaría en China, puesto que su situación financiera era insostenible en este país. Está conversación sucedió mientras ambos esperábamos nuestro turno para usar una máquina de imprimir fotografías digitales en un establecimiento de la cadena de tiendas-farmacia CVS.

Creo que ya el pueblo estadounidense se terminó de dar cuenta, y llegó la hora que ya no tolera más oprobios por parte de sus clases dirigentes. He de ahí la caída de la propuesta de los 700 billones.

Se me ocurre otra solución, supongamos que haya unos 305 millones de estadounidenses, contando los enfermos, niños, y ancianos parece ser según el último censo que la cifra no alcanzaría todavía los 300 millones, pero para redondear asumamos los 305 millones. Mi propuesta es: Repartan $2,295.08 dólares por persona, y para no discriminar que incluyan a los que trabajan como analistas financieros, "CFAs", CEOs y demás letras y acrónimos de letrados ejecutivos; esto equivaldría a los 700 millones de dólares que Bush está pidiendo tanto. Que repartan con el pueblo lo que es del pueblo. Un país es del pueblo, se hace por el pueblo y para el pueblo, no faltaba más. Les apuesto que si la economía no reflotaría en un santiamén, al menos la gente tendría para pagar un mes de hipoteca y comerse un par de hamburguesas Angus en McDonald's.

Pero no lo van hacer así tampoco ¿no? ¿Por qué ahora los ricos se esconden? ¿Por qué no llaman a Bill Gates al congreso de nuevo, pero para hablar de como su fundación o su sabiduría pueden ayudar a resolver esta crisis financiera? Pero aunque se lo pidan, él malandrín no se va aparecer. Él se dedica a donar "hardware" a las escuelas para que la gente se acostumbre a usar su reblandecido "software" que vende Microsoft.

Para mí, es la rapacidad de Microsoft que ha sido transportada a casi todos los medios de producción, como a sectores económicos y académicos estadounidenses, y esto constituye en una gran, pero gran parte el problema que hoy enfrentamos a nivel global. Es una dependencia maligna. Microsoft es un cáncer [no el "Open Source" o la fuente libre] pero a nivel mundial y si no fuera por el GNU y el movimiento de software libre, ya habríamos reventado hace mucho tiempo y de mil maneras como las párticulas que emanan de la súper-aceleración de lo hadrones. Este señor no debe de estar al frente de ninguna fundación, que se quede con la plata que le de la gana, y si quiere hacerle un bien a la humanidad que done el dinero que le parezca para ser administrado por un agencia gubernamental o por gente más idónea.

Gates no es precisamente, un Edison, un Einstein o un Tesla, él lo sabe y muy bien o léanlo aquí. Él lo que es, simplemente una versión desmejorada y sin la creatividad de Steve Jobs tal vez con un poco de más suerte y con un poquito más astucia. Es más toda su vida no hizo otra cosa que imitarlo a Jobs. En fin, tanto él como su esposa no tendrían nada que ver con eso de fomentar agencias sin fines de lucro, o servicios sociales, políticos o investigaciones académicas. Nunca fueron como La madre Teresa de Calcuta, ni son científicos, ni filósofos. Bill Gates hizo dinero monopolizando ideas que no fueron de él, y azuzado por un ambicioso como lo es Steve Ballmer, "el niño Mono" y nada más. De nuevo pregúntenle a Robert Metcalfe, entre otras muchas más victimas. Ahora, tal vez pudieran recibir las gracias pero nunca tomar decisiones. Yo puedo estar equivocado, pero este señor Gates y otros parecidos a él no saben nada de lo que está pasando en el mundo ni mucho menos les importa. Claro sólo los chinos están más que contentos por su liderazgo en la economía norteamericana y por eso ahora pasean y saltan dando brincos por todo el espacio sideral, probando que otro sistema social también funciona en esta Vía Láctea dentro de la cual obviamente no sólo habitan los gringos. Una gran equivocación es creer que Microsoft es una ciencia y que Gates sabe lo que está haciendo o vociferando, es una leyenda y un mito. Y ahora van a lanzar otro de sus disparates el sistema operativo "Windows 7", es decir "la misma cerveza pero en otra botella". Es un veneno el tipo, siempre lo fue y así entre Bush y Microsoft han empeorado el mundo.

La economía se va a componer pero muchos van a sufrir mucho, pues que sean las ratas que han estado viviendo tan bien todo este tiempo y no el pueblo que no sabe nada, al cual nunca se le consultó para nada o ni llamó al congreso para oír los consejos o opiniones que podría dar al gobierno o invitó para tomar decisiones económicas como se ha hecho con ese cangrejo informático con lentes. Es la decadencia romana en el mismo capitolio.

A propósito siempre que transitaba, leía en una de las muchas paredes que existen "tatuadas" en ese Harlem tercermundista, musical e insólito, un pensamiento de Julia de Burgos, la profesora e importantísima poeta puertorriqueña, "Yo aquí [en Nueva York] no vine a vivir, yo vine a morir," curiosamente, ella se desplomó en una de esas malditas calles del “Spanish Harlem” para no levantarse jamás con vida de esa fatídica acera y así cumplir desafortunadamente el destino que escogió para ella misma, es decir, emigrar a Nueva York fue un suicidio para ella. Empero, con ese pensamiento también selló un epitafio lapidario para la cultura puertorriqueña que vive en Nueva York. Cuánta alienación y sufrimiento y sin embargo, los puertorriqueños no han perdido su espíritu castellano ni su identidad y humanidad, así muchos de ellos se desploman valientemente y perecen de pie, como que casi voluntariamente, pero ya muy lejos de su Borinquén querido.


Julia de Burgos

Fotografía cortesía del Instituto de Cultura Puertorriqueña


Creo que es un caso patético que por igual muchos indocumentados e inmigrantes legales provenientes de nuestros países de sur y centro América, e inclusive de España, sufran lo que sufren aquí por unos cuantos misérrimos dólares, un carro de mierda, un alquiler o una hipoteca idiota, un cable o una conexión FiOS, con canales de televisión que por ser numerosísimos también en su gran mayoría son estúpidos; y al final todo por una aparente y trivial paz y seguridad dentro de la cual por alguna razón todos nos cagamos de miedo. Cuántos no han perdido la vida o la han dado íntegramente en Nueva York, para verse abandonados después de todos esos años de trabajo en un miserable y solitario asilo de ancianos o se ven postrados en un hospital, sin amigos y olvidados enteramente por su familia o allegados.

Es un hecho y claro está, en las últimas décadas se ha elevado mucho el índice de la violencia en muchos países, y esa ha sido y/o es una fuerte razón para la constante aceleración de esta inmigración masiva a los Estados Unidos, a España y otros lugares del mundo por parte de asiáticos, africanos y por su puesto nosotros los que provenimos del otro sector del continente americano, del lado oscuro de la luna idiosincrática y separatista.

Por otra parte cabe también ponerse a pensar por qué se ha escalado tanto la violencia en nuestros países y con qué, quién produce esas armas, quiénes son los que las venden. Seguiré otro día con este "tamal", como seguiré compartiendo mis escasos conocimientos, mis innumerables penas, mis pocas alegrías y sí, por supuesto, también las pocas glorias y hasta algunas auroras que he tenido.

En todo caso para aquellos alumnos muchas gracias por haberse acordado de mí, y más que nada del Plow of the Sea, aquí entonces está nuestra foto en la que se ve también al quien fuera uno de los profesores del Curso, el Radiolocutor Peruano Randy Calandra. Él trabaja ahora en Radio
Corazón y en el Canal 2 de Televisión, Frecuencia Latina. Un abrazo, desde acá, para él también, pues siempre nos mantenemos en contacto por teléfono y/o correo electrónico, al menos Randy sigue creciendo y haciendo patria en su propia patria. ☻¡Felicitaciones!☻.


Plowed Results | Resultados Arados