Sunday, November 01, 2009

Unos Cien Años Antes del "Señor de Sipán" Ya Gobernaba "La Señora de Cao"



Fue alrededor de un agosto de aquel año de 1990, [yo] trabajaba en Nueva York como director de un instituto dedicado a la enseñanza de inglés como segundo idioma, mi oficina estaba ubicada en la sexta avenida y la calle 39, una cuadra más al oeste de la tienda "Lord & Taylor", y como una dos cuadras del Bryant Park. Más que un instituto de inglés convertí aquella escuela en un lugar para intercambio cultural. Muchos periodistas se asomaron para aprender mejor el inglés, muchos de ellos iban ahí solamente para joder, pues muchos de ellos pensaban realmente que nunca su dominio del inglés podría alcanzar el nivel que tenían en castellano. Sí escribían en Nueva York, pero lo hacían en español. Trabajaban para los pocos diarios importantes que habían en aquella época en esa área metropolitana, dicho sea de paso, desde esos tiempos sólo sobrevive uno, "El Diario/La Prensa", los otros eran "Noticias del Mundo" y el semanario "Impacto" que ya han desaparecido hace varios años.


En fin y de cualquier forma por mi oficina desfilaron todo tipo de personas, unas por buscar una oportunidad de trabajo, otras por ganarse unos centavos en publicidad. Casualmente, había un argentino, muy culto, hombre muy simpático además, que era tan emprendedor que fue en busca de las dos opciones. Lo que quería por su puesto era mi puesto de trabajo también. En fin, con sus muy buenas intenciones, se presentó en mi oficina so pretexto de enseñarme su revista, se llamaba "Supérate" con el eslogan que se publicaba para "estimular el progreso latino", yo quede impresionado por tal motivación, pues todas la revistas de la época para el público de habla catellana sólo eran acerca de fútbol y/o modelos esculturales. Yo le di la bienvenida, pero al mismo tiempo le hice saber que mi presupuesto estaba muy justo y que tal manera no me alcanzaba o podía dar de lujo de apoyarlo económicamente, es decir que me veía impedido de comprarle anuncios comerciales en aquellos momentos, pero sin embargo me ofrecí para apoyarle de la manera en la él viera que pudiera. Él me preguntó si yo escribía o podia redactar artículos para la revista de corte o interés culturales, pues ahí inmediatamente le respondí que siempre había escrito desde muy temprana edad. Pero que salvo unas dos ocasiones y desde mis tiempos escolares, en que gané algunos concursos, no había sido publicado ninguno pues como mis pinturas lo hacía en serio pero sin ningún interés comercial o de auotpromoción comercial o personal, le indiqué que lo hacía por que así lo sentía y sólo escribía de lo temas que me interesaban y nada más. Dicho sea de paso cosa que he sequido haciendo todos estos años.

El hombre se interesó, "Pero che, ¿y por qué no me escribes alguna cosa para el número próximo?” El resultado de tal pregunta, fue el primer artículo que publiqué en esa revista, al que ahora "cuelgo" aquí abajo, es decir: "El Viejo Señor de Sipán - Amante de Ensueños y Formas" que fuera publicado precisamente en la revista de "Juan Carlos D.", aquel mes de septiembre del año de 1990. Después de 16 años de aquella fecha descubrieron, a "La Señora del Cao", en lo que sea tal vez un hallazgo mucho más impresionante para el estudio de la política arqueológica peruana, que aquel, tutankamón pre-peruano, "El Viejo Señor de Sipán". Pues acá está el artículo tal y como fuera publicado en aquella fecha, más algunos vídeos o "TúTubos" del Señor de Sipán, de la impresionante cultura Moche y la Señora de Cao.

El Viejo Señor de Sipán
por John M. Kennedy T.
Escrito para la revista Supérate




Introducción

El
Viejo Señor de Sipan, nos relata sus memorias desde su sarcófago, historias insólitas e insospechadas de un mundo cuasi desconocido, dramático y fascinante.

La luz penetra una vez más entre las estrechas rendijas que los arqueólogos contemporáneos van escudriñando, dejándonos contemplar con asombro un universo portentoso, milenario y sabio ...


Descubrimiento

250 millas se extienden entre los valles de Lambayeque y Nepeña, sobre lo que ahora conforma la parte norte de la costa peruana. En esta región se han encontrado miliares de evidencias que nos ilustran la vida de este hombre de Moche, habitante remoto, incognito, maestro metalúrgico, diestro agricultor e irrigador pragmático; pero esencialmente artesano, quien parece se nunca logró llegar a conocer el lenguaje escrito, tal vez por la elocuencia de su arte, en sí mismo descriptivo e iconográfico. Con su arte aquellos hombres nos quisieron formular una suerte de desafío, al dejar a nuestro criterio la tarea de reconocerlo e interpretarlo. La tumba fue descubierta en el año 1987; desde aquel momento, hasta el presente, se continua una ardua labor arqueológica en esa zona, a cargo del arqueólogo peruano que la descubrió, Walter Alva, director del Museo Heinrich Bruning. Este museo está estrategicamente situado en Lambayeque, El Perú.



El señor Alva y su esposa, Susana Meneses, seguramente se dieron con muchas sorpresas a lo largo de sus investigaciones científicas dentro de sus carreras, pero la del "Señor de Sipán" fue el mayor de todos los más gratos premios que la pareja de estudiosos han obtenido hasta el presente. La primera excavación de la fosa fue realizada en 1988, después de muchos y denodados esfuerzos como agenciosos preparativos, como a unos 10 metros de profundjdad, ante la perplejidad de sus descubridores, por primera vez en cerca de 2.000 años, el sol se encontró timidamente con una de las diez cabezas de oro que "orquestaban" uno de los cinco collares desenterrados (dos de oro y tres de plata) del opulento sacerdote-guerrero pre-colombino. Junto a ellos, se hallarían posteriormente piezas que delatan sofisticadas técnicas de manufactura en oro, plata, cobre y tumbanga -aliación de oro, plata y cobre [10% de oro, 20% de plata y 70% de cobre] - de inusitada belleza y singular diseño, un poco escondidas tras el maltrato de los agentes corrosivos y por inexorable paso del tiempo, pero que no han podido acallar su magnificencia. A medida que transcurría el tiempo, los habitantes de estos valles construyeron simplemente una plataforma más sobre la ya pre-existente, sumando en su totalidad seis; la primera, en consecuencia la más antigua es precisamente la que pertenece al fascinante hombre conocido ahora como "El Viejo Señor de Sipán.

La Cultura De Moche

Durante el primer siglo de nuestra era, mientras el Imperio Romano alcanzaba su mayor expansión territorial, la gente de Moche evolucionaba una de las más notables civilizaciones del mundo antiguo.

Cientos de años antes del descubrimiento de la electricidad, el joyero de Mochica
se las ingenió para inventar un método galvanoplástico (proceso por el cual un objeto es bañado en una solución de metal en la que se produce una corriente eléctrica a través de una reacción química, con la finalidad de aplicarle una delgadísima capa de metal soluto que lo protege de la corrosión y le presta el brillo y apariencia deseados) muy original, que ha cautivado la curiosidad de muchos hombres, entre ellos mi padre, quien ha entregado gran parte de su vida a estudiar el intrigante mundo de Moche. Pero tal vez, si mi padre, y el editor, me lo permiten, hablaré de sus andanzas y descubrimientos en un próximo artículo.

El desarrollo de la gente mochica podría tal vez comenzar a explicarse a partir de la habilidad que tuvieron en escoger su mundo ecológico, rodeado de numerosos valles que fueron inteligentemente irrigados y cultivados, llegando a sumar por ese entonces (hace unos 2.000 años) más de 100.000 acres de fértil producción Agrícola en medio de una área desértica; esta cantidad de tierra de cultivo ha sido sobrepasada por sus descendientes, los peruanos hace sólo 20 años. Ese rico litoral está bañado por el océano Pacífico, que ayudado por las aguas frías de la corriente de Humboldt, le dio abundancia y una muy buena variedad de pescado que la cultura Moche supo aprovechar.

Bajo la “atmósfera” de su territorio, aún quedan muchos interrogantes: ¿Cómo hizo esa gente para repentinamente erigir tan sofisticado nivel de excelencia cultural? ¿Qué clase de genio impulsó los laberínticos sistemas de canalización irrigacionales? ¿Por qué desapareció sin explicación este magnifico horizonte cultural, allá por el 880 d.C.?
Como dicen sus expertos descubridores:

“El Señor de Sipán nos da muchas respuestas, pero aún tenemos más preguntas; los arqueólogos sospechan que hay unas tres tumbas más sobre esta zona, por lo tanto ellos creen tener aún unos cinco años de excavación y búsqueda de las piezas de este apasionante rompecabezas del cual somos prisioneros voluntarios.”

Un Mundo Lleno de Misterios

Nos queda pendiente muchísimos detalles acerca de otros aspectos fascinantes de la cultura de Moche o Mochica, como por ejemplo: La textilería, los huacos retratos de la gran colección del Museo de Oro del Perú, basado mayormente en los descubrimientos que se hicieran en la hacienda de los hermanos Aurich y de propiedad de don Pedro Mujica Gallo; o los hallazgos de la huaca del Sol que se efectuaron en 1899, por Max Uhle, que en su mayoría reposan en el Museo de Antropología de la Universidad de Berkeley, California; o por qué no, tocar el tema de la que tal vez sea la más grande contribución de todas, la que hizo Rafael Larco Hoyle, con su colección basada en las excavaciones realizadas sobre la hacienda de azúcar de Chiclin, en el norte de Trujillo, enorme colección de ceramios, cerca de 40.000 huacos, más de 17.000 muestras de la industria textil y otros tantos objetos de orfebrería. Esta cuantiosa e invalorable colección se encuentra en el Museo Rafael Larco Herrera, llamado así en honor al padre de Rafael.
Sin duda alguna, todo este material “alimentará” de alguna manera mis próximas contribuciones para la revista Supérate.

Ahora, El Viejo Señor de Sipán parece como que nos mirara con una serena sonrisa desde su profunda tumba, que yace como una prueba fidedigna de la grandeza que alcanzó en sus tiempos, desafiándonos a descifrar el invalorable contenido de su arte. Si algún día llegaríamos a traducir, de este enigmático Viejo Señor de Sipán, su arte en prosa y verso, tal vez nos diría [él] utilizando la lirica de Rubén Darío: “Yo soy el amante de ensueños y formas que viene de lejos y va al porvenir...”



La Primera Mujer Gobernante de América






Cultura Mochica: Documental



El Descubrimiento del Señor de Sipán



Jose Manuel Novoa de Explorer films en una interesante narración acerca del Señor de Sipán

Primera Parte




Segunda Parte

Plowed Results | Resultados Arados