Tuesday, August 30, 2011

Identidad y Peruanidad

Jose María Arguedas (Archivo del Ministerio de Educación de Perú. Fotógrafo desconocido)
PD-icon.svg Esta imagen no puede estar sujeta a derecho de autor y por tanto está en el dominio público, pues consiste enteramente en información que es de propiedad común y carece de autoría original.

Afrikaans | العربية | ‪Беларуская (тарашкевіца)‬ | Български | Bosanski | Català | Česky | Dansk | Deutsch | English | Esperanto | Español | Eesti | فارسی | Suomi | Français | עברית | हिन्दी | Magyar | Հայերեն | Italiano | 日本語 | 한국어 | 文言 | Македонски | മലയാളം | Plattdüütsch | Nederlands | ‪Norsk (nynorsk)‬ | Polski | Português | Português do Brasil | Русский | Српски / Srpski | Svenska | ไทย | Türkçe | Vèneto | 中文 | ‪中文(简体)‬ | ‪中文(繁體)‬ | +/−


Tú comes todos los días, quizás seas vegetariano, lo importante que todos nosotros los seres humanos, tenemos necesidades.

Los Indios nacieron en la India.

Los pueblos originarios del Perú tienen nombres diferentes, se les puede llamar autóctonos, inclusive aborígenes, pero ¿para qué seguir con la equivocación que en realidad es un insulto que comenzó, y ojo que no termina, con Colón o tal vez habría sido Culón y quién realmente habría sido, quizás ni fue él tampoco, ¿Si no algún otro delincuente Español? Aunque  parece ser que fue Colón y por su huevo con que salió buscando un pasaje hacia las Indias.

El menú comienza por nombrar, es decir con identificar, no llamar o apodar; por ejemplo, a la papa por chilota, o camote, chuño o yuca, eso es equivocarse. No hay que vender naranjas por tomates o limones. Que el Pisco es peruano y la carapulcra también. No joroben que ya estoy bien jorobado.

El menú es mental.

Los Incas no fueron peruanos; su Imperio: Poderoso, grandioso y misterioso ahora, porque claro lo sepultaron en un genocidio, no lo es ya más y desde el valle sagrado del Vilcabamba lo desaparecieron en base a la traición, pero por supuesto quedaron los testigos, y no sólo nos lo cuenta Machu Picchu. Pero los Incas no fueron indios, no pues, comienza con "I" pero esa "I" es de Inca. Ahora le deben su cultura y su Imperio a otras culturas pre-colombinas, pero ninguna de aquellas fue de la India. ¿Cómo?

Somos peruanos, hemos nacido tal vez dentro de un "crisol" o mejor somos como la ensalada y cada uno tiene un único "color" y canta su propia canción.  

Algunos, tendrán más de las culturas primigenias que vivieron y reinaron en lo que ahora es nuestro terruño, pero eso no quiere decir que no tengamos nuestras propias culturas, originales que han incluido, e incluyen a otras culturas de todos las maneras y sin discriminación alguna. A veces hay sorna, a veces envidia y burla, pero todo se arregla en matrimonios y algunas veces, en una disputa, en una riña o bronca y hasta en la cantina.

Ahora, hay quienes afirman que el Perú es una republiqueta o republiquita. Pero lo curioso es que viven de nuestras culturas, es decir se dedican a cantar y a tocar, y a pedir fondos para primero, llenarse la barriga ellos y después convertirse en famosos, pero en el fondo ni quieren al Perú ni piensan que lo que se hizo en el Perú es bueno ni mucho menos estiman a su gente, todo lo contrario la odian oscuramente, y a escondidas, pero esquizofrénicamente también la aman, y la admiran como la imitan. 

Hay otros que están resentidos.

Otra gente con mucha hambre y con muchas malas y malditas experiencias de las guerras, conflictos y guerrillas, porque incidentalmente les han quitado todo y por siglos. Pero ahí tienes un Arguedas, que vivió su suerte explotándose las sienes habiendo cumplido gran parte de su misión en esta vida. 

Y ahí tienes a Vallejo, que tuvo que huir de la hienas, perseguido por los del "periodismo serio", los que no tenían su talento pues, y se fue a morir a París. 

Y no te olvides, de quien aún hoy por hoy le dicen el altanero, porque era un genio y se llevó de un balazo a uno de encuentro y fue casualmente en ese Comercio, hoy en día un periodicucho que da vergüenza, dice mentiras y mete miedos. No te olvides, que él si escribía como un Inca Emperador o como un Español Aventurero, Don José Santos Chocano. 

Y ¿Qué te pasa con José Manuel de los Reyes Gonzáles Prada o Ciro Alegría?

No pues compadre, ni indios, ni cholos, ni serruchos, ni chunchos y nada, aquí en el Perú desde Arica y Tarapacá hasta la punta más nororiental de Loreto todos somos Peruanos, los traidores tambien son peruanos pero a esos hay que identificarlos y después a la DIROES o pa' fuera. 

Cahuide en un detalle de pintura de "La Historia de Qosqo de Juan Bravo." En dominio Público    
Somos peruanos si realmente lo queremos ser, que nadie te obliga tampoco y punto ¡carajo! Yo he agrandado mi territorio, porque soy peruano por donde he ido. He ido y estoy lamentablemente muy lejos, pero ya me voy a ir de nuevo para allá muy pronto.

Los ricos también sufren.

Es más muchos de ellos viven miserablemente, y mueren con mucho miedo por perder la gran “miechica” que tienen, la mayoría viven intranquilos porque donde van encuentran lo que no quieren ver,  o sea la pobreza, pero la pobreza que se refleja en sus espejos.

No todos son iguales, claro está, algunos trabajaron mucho para obtener lo que tienen, pero la gula, como la avaricia, la arrogancia, y la ceguera por el poder, hacen que muchos se inclinen por la injusticia y por la maldad. Se dediquen a la explotación, y no tengan o les falte la empatía necesaria hacia sus congéneres.

En una palabra el rico, el multimillonario, es casi un ser humano como tú y como yo, es decir no llega a serlo. Vuelvo y te repito, casi son los multimillonarios seres humanos, no pueden llegar  todavía a esa categoría, porque un ser humano, para no ser un animal se comporta con su prójimo con lealtad y sin deseos de explotarlo, en todo caso son lobos de si mismos. Unos caníbales hambrientos, y entre ellos también se comen como las ratas a sí mismos. Homo Homini Lupus.

Estoy seguro que si a ti te darían poder y una fortuna, cambiarías y no solamente un poco sino varias veces y de esas muchas casi totalmente. El poder puede transformar a los seres humanos, los puede envenenar fácilmente, tanto a los hombres como a las mujeres.

Es parte de nuestros potenciales, ser ponzoñosos también, por eso es muy difícil vivir en sociedad, y es que para ser un ser humano no se puede sobrevivir de otra forma, necesitamos vivir dentro de una sociedad determinada, he ahí el dilema. No podemos dejar completamente de convivir.

Todos vamos al baño y todos somos mortales, como decía Diógenes al emperador Alejandro, el Grande, cuando ambos veían los huesos humanos que quedaron después de una batalla ida, gloriosa pero bien requetepasada: "De aquellos huesos yo no puedo distinguir cuáles son los [huesos] de los generales de los que habrían sido de los soldados"

Yo os digo, también como Diógenes a mí nadie me quitará nunca mi libertad, soy como Calcuchimac un Apuquispay y frente a la hoguera no me bautizo, ni me circunciso, poseo el grito de Pachacutec en la garganta, y en la venas soy como un jaguar u otorongo solitario, y en mi cerebro siempre mis neuronas me recitan la canción de un poeta en guerra pero en pos de paz.

He recorrido los andes desde muy niño y he dormido en las huacas. He bebido de la chicha milenaria, y comido un caucau sagrado; me importa muy poco los que tienen mucho o los que se dicen o se creen los escogidos de cualquier dios. Para mi todos somos huesos, y solamente quedan nuestros hechos.

Tú decides o le sigues la estupidez a los estúpidos, y te consideras, y consideras a tus compatriotas, con adjetivos peyorativos, como eso de indios, chunchos, cholos, peruchos, perruchos, chontriles, y otros; o te consideras lo que realmente eres, si no eres de otro país: ¡PERUANO CARAJO!

Por último, la exageración también es chucara, por ejemplo, esos peruanísimos.

Está bien ser peruanista, y peruanizarnos también, ya peruano o peruana bastaría, y tenemos los peruanismos; mas esos huachafos de peruanísimos se adornan, van perunaneándose por todo lado, se ponen la camiseta de la selección como si fueran atletas, cuando más que nada dan pena y dejan mal al Perú.

Cuando perunísimamente lo dividen y cuando fugiendo lo que hacen no lo son. Cuando con su hábitos forman hemandades llenas de enfermedades sociales y quieren imponer a toda costa sus religiones; cuando se van del país para vivir vendiéndolo, cuando espían y viven a la caviar. Cuando haciéndose las víctimas se quejan y para todo sacan lo peruano pero para al último burlarse nada más de ello y por el otro lado hacerse como que son los que lo defienden. No son pocos y son perennes, su odio y complejos psicosociales no tienen ni comparación ni perdón.

Cuando se hacen ministros, mientras al mismo tiempo son y se sienten de otra nación aun no habiendo nacido para nada en esa otra nación; solamente por que algún abuelo o tío lejano lo fue y se vino a apañar al Perú (Mi abuelos no eran peruanos por ejemplo, pero yo sí soy peruano). Esto se denomina enajenación o alienación. Es grave y alguna veces profunda.

No jodan, sin naces en el Perú, eres Peruano si quieres serlo y si no, pues hay muchas naciones en el mundo y también se puede renunciar a la nacionalidad peruana y puedes vivir con tu pasaporte donde quieras. Yo ya he ayudado a muchos a hacerlo, y se sienten mejor, ahora maldicen y vituperan al Perú y a los peruanos con más libertad que antes y ya no se camuflan tanto para hacerlo; caso Laura, la que siempre dijo que era de América y no del Perú, pues ahora ya no pierde una ocasión para insultarnos desde su huarida televisiva.

Se sienten libres aquellos apátridas.

Yo también porque no merecían ni merecen haber nacido y ser de la tierra del Sol, del Apu Kon Titi Wiracocha, de Grau y Bolognesi. De Túpac Amaru, tanto del Primero como del Segundo, y de Cahuide. Del Rímac, de Barrios Altos, de Barranco; la Victoria y del Callao. De todos los distritos y departamentos o regiones. De la Marinera, del Tondero, de la Zamacueca, del Landó, del Huayno, del Yaraví, de las Chichas y la Música Criolla todo en general sin olvidarnos de las Jaranas y de las Polkas.

Ahora algunos me persiguen, me maldicen, quieren en ocasiones burlarse, pero no han podido, porque los Peruanos, somos como el buen buey, con la propia lengua y solitos nomás nos lamemos muy bien.

Ahora, anda a comer quinua y ponte una camiseta que diga ¡Yo soy peruano y estoy orgulloso de serlo Carajo!


Plowed Results | Resultados Arados